Creure en l’Home

Falten poc més de 48 hores perquè tengui lloc la primera trobada del GRUP de CRIANÇA per PARES a Sa Casa Màgica de Porreres.

DIVENDRES 8 de MAIG de 19:00 a 20:30
———————————————————-
Els homes ens reunim amb altres homes per anar de festa, al futbol, al gimnàs, per menjar i beure, per caçar, pescar, per xerrar de política, de lo malament que va el món, sobre les dones…

La proposta que oferim  és un ESPAI per compartir, aprendre i recolzar-nos entorn al tema de la CRIANÇA. També ha de ser un lloc on poder descarregar tensions de forma constructiva i carregar les piles per encarar positivament el dia a dia. Les penes i glòries amb els nostres fills i les nostres companyes són els factors que més determinen el nostre benestar o malestar, quan en som conscients podem prendre decisions i actuar.

Ens trobam sovint amb una imatge del homes com éssers insensibles, que no els importen les qüestions afectives ni domèstiques i que només es preocupen i es sacrifiquen entorn al tema del treball.

Sabem per experiència que aquesta és una corassa, una màscara. Davall aquestes capes els homes sentim, sofrim, pensam, desitjam…

Els canvis socials i culturals han portat una sèrie de canvis que posen en entredit les funcions i els estereotips masculins del passat i part del present.

Els homes necessitam espais on explorar aquests canvis, conèixer com ens afecten, a nosaltres mateixos, als altres homes i a les nostres families.

Els temps estan canviant i podem esperar a que l’onada del canvi ens passi per damunt o podem veure-la venir i aprofitar el seu poder per formar part del canvi.

Massa homes han arribat a la vellesa arrepentint-se de no haver gaudit dels seus, d’haver estat massa distrets amb el que pensaven eren les coses importants de la vida. Aprofitem les experiències de les generacions passades i donem-nos l’oportunitat de creure en nosaltres.

Vos esperam aquest Divendres 8 de maig a les 19:00 a Sa Casa Màgica de Porreres.

Fraternalment.

Jaume

A los PADRES

Si eres padre y tus hijos tienen entre 0 y 7 años, o si vas a ser padre dentro de poco, quiero contarte algo:

Me llamo Jaume y soy padre, tengo un hijo de dos años y considero que la crianza es una de las tareas más complejas de nuestra sociedad.

La crianza nos lleva de la gloria al infierno continuamente, poniéndonos a prueba a nosotros, anuestras parejas y a nuestros hijos. El entorno y la estructura económica y social no ayudan.

Cambiar la sociedad y la economía es algo demasiado grande para unos padres, pero tenemos mucho terreno por recorrer en nuestro ámbito más próximo y cotidiano. Los pequeños cambios son poderosos.boy-366311_1280

Si durante el embarazo no supiste donde ponerte, si el parto te pareció una cosa ajena, si la lactancia supuso un reto para ti y tu pareja, si sufriste los berrinches y los no, si te pones de los nervios cuando tu hijo interactúa con otros niños, si crees que tu hijo o hija se pone enfermo muy a menudo, si tu relación de pareja se ha resentido, si no sabes que hacer cuando tus hijos empiezan a descubrir su sexualidad, o te sientes un extraterrestre en esto de la crianza… Si te pasa o te ha pasado alguna de estas cosas u otras que no están an la lista, o si por el contrario estás disfrutando a tope de la crianza quiero proponerte una cosa, bueno, un espacio.

Quiero invitarte a los Círculos de Crianza en Masculino. Son espacios donde padres como tu y como yo podremos compartir, aprender, descargar, recargar y resintonizar. Son espacios donde vivir nuestra masculinidad en el contexto de la crianza, con el objetivo de tratar aquellos aspectos que nos cuestan más, aprender de los demás, y descubrir y aprovechar el potencial que tiene la crianza para que nuestras vidas y las de nuestras familias sean más placenteras y enriquecedoras en esta fase de la vida.

El próximo Viernes 8 de mayo a las 19:00 en Sa Casa Màgica, Porreres (Mallorca), vamos a realizar el primer encuentro del grupo de padres.

Ver evento: https://www.facebook.com/events/1466573806967086/

Agradezco de antemano la difusión que podáis hacer.

Hasta pronto.

Aprendiendo en Círculo

Soy un padre que disfruta de la crianza. Para mi ha sido y es una experiencia transformadora, enriquecedora, celestial.

También he vivido la cara oscura de la crianza, aquello que algunos llaman el infierno de la crianza. Los paseos por el infierno pueden ser muy diferentes si se entienden como un sufrimiento o algo por lo que hay que pasar, o si se toman como una oportunidad de aprendizaje.

boy-695825_1280

Sé por experiencia que la crianza puede ser una fuente inagotable de tesoros, un camino para aprender a vivir mejor y disfrutar de la vida con los que más queremos, algo que realmente vale la pena aunque el precio a pagar sean unas lecciones por las profundidades.

Los CÍRCULOS de CRIANZA en MASCULINO son espacios donde los hombres podemos ser seres humanos con ganas de aprender, apoyarnos y compartir. Lugares donde poder descargar tensiones, recargar las pilas y resintonizarnos, para poder regresar al hogar y ofrecer a nuestras familias los regalos del aprendizaje en círculo.

CIRCULOS de CRIANZA en MASCULINO

Siguiendo iniciativas parecidas estamos poniendo en marcha CIRCULOS de CRIANZA para HOMBRES. Ofreciendo un espacio de encuentro para hombres implicados en la paternidad/maternidad.

Estos grupos formados exclusivamente por varones nos permitirán compartir, escuchar, sincerarnos, pedir ayuda, conectar con nuestras emociones y gestionar los retos de la crianza desde un enfoque masculino renovado.

El sufrimiento y las dificultades generalizadas durante todas las fases del proceso de crianza que observamos en nuestra sociedad nos indican la necesidad de realizar cambios. La crianza no tiene por qué ser sinónimo de sufrimiento.

El contexto socioeconómico, cultural, político y ecológico no es nada favorable para los procesos de crianza respetuosos con las necesidades de las familias y sus nuevos integrantes. Por eso es necesario que realicemos cambios des de las propias familias, reconociendo las necesidades reales que conlleva una crianza saludable y creando pequeños ecosistemas donde los valores de la crianza puedan tener su lugar.

Los hombres no queremos ni podemos quedar al margen de estos cambios, en realidad, en el panorama actual nuestra figura es esencial. En un contexto de familias cada vez más pequeñas, fragmentadas y aisladas, el rol del hombre en las parejas heterosexuales se convierte en vital, no hablemos ya de parejas gay u otros tipos de estructuras familiares…

imageLa crianza ya empieza en el embarazo, las nuevas funciones del hombre empiezan aquí, conviene tomar consciencia de las nuevas necesidades desde este momento y tener en cuenta que éstas se irán incrementando con el transcurrir de los meses.

Embarazo, parto, post-parto, crianza… Serán tantas las energías necesarias, las dudas, los sacrificios, los cambios… Esperar al último minuto para implicarse es demasiado arriesgado.

¿Cuantas parejas se ven superadas durante los primeros meses de la crianza? Que diferente sería contar con una cultura de la crianza renovada, al día con la realidad de hoy e integrada por todos los miembros de la sociedad. Es por eso que vemos tan necesario participar en la creación de esta nueva cultura.

En los Círculos de Crianza para Hombres podremos encontrar sostén emocional y psicológico, contacto social con otros varones que han pasado, están pasando o pasarán por experiencias similares, y sugerencias para poder desempeñar mejor nuestro papel en la familia.
El papel del hombre entregado y implicado en la crianza necesita una red de sostén tanto como la madre, ya que el esfuerzo requerido, la fortaleza mental, y la abertura afectiva que demanda una crianza que respete las necesidades naturales de madres e hijos es una tarea que puede resultar agotadora en la sociedad que vivimos.

Este sostén no puede ni debe ofrecerlo la madre que se encontrará al límite en muchos momentos.

La crianza puede ser un proceso mágico y potencialmente renovador, que para poder vivirse como tal, requiere de compañeros que puedan y quieran escuchar, atender, mimar, comprender, que sepan callar y hasta desaparecer sin dejar de estar presentes. Los hombres debemos aprender a valorar el esfuerzo titánico de las madres, y poner nuestra masculinidad renovada a su servicio y al de nuestros hijos e hijas.

Los Círculos de Crianza para Hombres formarán una red de sostén constructiva, cooperativa, sensible y solidaria, un lugar donde poder desahogarse sí, pero no un lugar para escapar, sino para conectar.

Hoy si cabe, más que nunca, es indispensable que el hombre pueda ejercer el papel de piel que protege, que da estabilidad al núcleo familiar de madre-hijos frente a las demandas agresivas del exterior.

Esta nueva cultura de la paternidad comprometida la construimos todos los padres y acompañantes día a día, con nuestras familias, aprendiendo de nuestros errores y disfrutando a diario de la maravilla de la vida.

Criança per Homes

Amics i amigues esteim posant en marxa un grup de criança només per homes, us agraïm que ens ajudeu a difondre la iniciativa entre els vostres coneguts i contactes.

La criança en la societat que vivim suposa molts reptes, el GRUP de CRIANÇA per HOMES vol cobrir un aspecte sovint oblidat, que és el del paper dels homes des de l’embaràs fins a la criança, oferint un espai de diàleg, de suport emocional i de formació.

Volem fer la nostra aportació en la creació d’una cultura de la criança integradora, on totes les persones implicades visquin amb plenitud el seu paper en aquest procés meravellós que és criar els nostres fills i filles, els nins i nines del futur!

Les persones interessades poden posar-se en contacte amb mi a través de Facebook, Twitter, jaumemesquidamora.com i info@jaumemesquidamora.com

Grups semblants s’estan obrint per la península alguns arrel de la iniciativa de Javier de Domingo a Facebook amb el grup #siloshombreshablasen, darrerament ha sortit en mitjans informatius on podreu trobar més informació.

Us seguirem informant!

Consciencia corporal

Muchas veces me preguntan, “¿Qué hacéis exactamente en estos grupos, en qué consiste la consciencia corporal? ¿Es tipo yoga, pilates?”

Los grupos de ejercicios de consciencia corporal no son como una clase de yoga, aunque estiremos y adoptemos algunas posturas, tampoco son como una clase de gimnasia, aunque nos ponemos en forma. No son clases de corrección postural aunque nuestra postura mejora, ni son clases de meditación aunque podemos entrar en estados meditativos. No son ejercicios de expresión corporal aunque nuestros cuerpos se expresen.

???????????????????????????????

Son espacios donde nos encontramos con otras seres humanos y con nosotros mismos, en un entorno de libertad en el cual a través de movimientos, estiramientos, posturas, respiraciones y algunas visualizaciones vamos retomando el contacto con nuestro ser.

Nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestros pensamientos y acciones forman un continuum indisoluble. Los ejercicios son una guía y una herramienta que nos conducen por toda nuestra anatomía.

Es un espacio donde poder vivir aspectos esenciales de nuestra naturaleza que muy a menudo olvidamos en nuestras rutinas diarias.

Mi mayor satisfacción es que después de cada sesión hayamos aprendido un poco más sobre nosotros mismos. Para que podamos regresar a nuestro día a día y compartir con aquellos que nos rodean el gusto por vivir.

Éste es el objetivo, la vida misma, y por el camino las espaldas nos duelen menos, los dolores de cabeza disminuyen, el estrés se maneja mejor, nos volvemos más flexibles y pensamos mejor.

Dicho esto, la mejor manera de saber si están hechos para ti es que vengas a probar una sesión en persona.

Vives o Sobrevives?

Pensar sobre nuestra vida puede ser algo abstracto, difuso, pero nuestra realidad es bien concreta. En el día a día se fragua nuestra existencia. El placer, el dolor, la ansiedad, los miedos, las ilusiones, los logros… todo sucede momento a momento con cada acción y omisión.

Nos adaptamos y acostumbramos a lo que conocemos, aunque sea doloroso, aburrido o deprimente. La gran mayoría sólo nos atrevemos a cambiar nuestros hábitos y estructuras de vida cuando la realidad nos resulta demasiado insoportable, o bien cuando vivimos alguna experiencia intensa de placer que nos recuerda nuestro silencioso sufrimiento.

DSC00701A lo largo de nuestra historia vital nuestra naturaleza más íntima ha sido negada en multitud de ocasiones y nosotros la seguimos negando en el presente. Una de las claves para poder vivir en lugar de sobrevivir consiste en reconciliarnos con esta naturaleza interior.

La vida es placer y dolor, dejamos de sentir placer para evitar sentir el dolor. Y así dejamos de vivir.

Llegando al punto de inhibir una respiración plena y saludable. Literalmente nos falta el aire y casi todos soportamos sin darnos cuenta grandes tensiones en nuestros cuerpos que alteran nuestra postura corporal y limitan nuestra capacidad de movimiento y expresión. Esta armadura corporal refleja a la vez las tensiones y inhibiciones emocionales y psicológicas que soportamos.

La incapacidad de sentir el placer en toda su expresión nos hace sentir carentes e impotentes. Debido a esta sensación de vacío corremos y corremos en busca de una hipotética felicidad que raras veces llega.
Cuanto más corremos mayor es nuestro sufrimiento. Nuestra huida del dolor nos proporciona una anestesia que preferimos a la experiencia viva. El precio puede ser una vida gris y vacía o una huida permanente a los extremos. Un equilibrio aparente que puede desmoronarse en cualquier momento.

Aceptar el dolor sin apegarnos a él abre nuestra capacidad de vivir plenamente, encarando la realidad sin huir de ella. No hace falta llegar al cielo para sentir el placer de vivir. La plenitud y el gozo de ser son experiencias corporales, no conceptos teóricos, ni un estado más allá de la realidad manifiesta.

Cuando empezamos a respirar de forma plena, cuando soltamos tensiones innecesarias, cuando contactamos con las partes olvidadas de nuestro cuerpo, entrando en contacto con nuestra propia historia corporal y emocional podemos sentir la vida en nuestro pellejo. Podemos sentir plenitud, placer, VIDA.

Para conseguirlo podemos realizar ejercicios que nos ayuden a estar en contacto con nuestros cuerpos y emociones, y participar en procesos de desarrollo que nos ayuden a tomar las riendas de nuestra existencia.

Redescubrir la sensación de vida y poder en nosotros nos ofrece una base firme para vivir y supone grandes mejoras en nuestra calidad de vida.